Empleo de dispositivos electrónicos portátiles

Dispositivos mobiles portátiles

La excepcional situación actual causada pola COVID-19 llevó a establecer el carácter preferente del trabajo a distancia y propició la necesidad de improvisar en muchos hogares este tipo de trabajo sin los recursos, organización y soporte idóneos, por lo que la gestión actual de la prevención de riesgos laborales debe ajustarse a esta situación y toma especial importancia la necesidad de promover las buenas prácticas preventivas en esta situación.

Con el objeto de que este trabajo a distancia se lleve a cabo dentro de las mejores condiciones de seguridad y salud, el ISSGA, dentro de su Plan de Actuación, elaboró una campaña de sensibilización denominada TELETRABAJA CON PREVENCIÓN con las recomendaciones y las medidas preventivas más apropiadas para desarrollar esta actividad.

Como complemento a esta campaña se elaboraon nuevos documentos sobre el USO DE DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS PORTÁTILES.

Las TIC y los dispositivos electrónicos portátiles de trabajo aumentan la productividad, facilitando la capacidad de respuesta en cualquier momento o lugar y además pueden ayudar a la conciliación de la vida personal, familiar o laboral.

Sin embargo, su utilización prolongada y continuada también puede hacer que estemos expuestos a riesgos adicionales, especialmente de tipo ergonómico, como los derivados de la exposición a posturas forzadas y a movimientos repetitivos o la fatiga visual.

En la documentación técnica elaborada para esta campaña hacemos hincapié en aquellas recomendaciones preventivas en dichos aspectos:

EXPOSICIÓN A POSTURAS FORZADAS Y A MOVIMIENTOS REPETITIVOS

Es importante hacer un uso el más racional y controlado posible de los dispositivos.

En general, cuando usamos los dispositivos electrónicos portátiles (ordenador, tableta, teléfono móvil, ...) debemos apoyarlo y colocarlo lol más alto posible y próximo a la altura de los ojos.

Emplearemos un equipo que permita mantener la postura física lo más neutra posible: pies apoyados, espalda recta y con soporte lumbar, cuello sin flexionar y distancias idóneas; puede conseguirse todo esto con sillas regulables en altura o disponiendo los equipos informáticos a la altura óptima.

Debemos hacer descansos a menudo y ejercicio de estiramiento y relajación; resultan más eficaces las pausas cortas y frecuentes.

FATIGA VISUAL

Realizaremos ejercicios de relación de la vista, como por ejemplo, contemplar de vez en cuando escenas lejanas o realizar exercicios de ”palmeado”.

Alternaremos trabajos de pantalla con otros que supongan menor carga visual.

Consideraremos el entorno de trabajo, evitando reflejos y deslumbramientos en la pantalla, ajustaremos el tamaño de letra y regularemos el brillo y el contraste de la pantalla para conseguir una lectura cómoda.

Documentos