Folla de prevención nº 45 - Prevención de los riesgos ligados a los puestos de trabajo en pescaderías


Este documento comienza indicando los riesgos para los trabajadores que desarrollan su actividad en una pescadería y que pueden ser origen de daño para su salud. A continuación se establecen las medidas preventivas asociada a las distintas tareas que realizan:

  • Lugar de trabajo
  • Preparación del producto. Herramientas manuales
  • Lavado y evisceración del pescado
  • Congelación y acondicionamiento del pescado

Asimismo, también se hace referencia a las medidas sanitarias para la manipulación de alimentos, a los equipos de protección individual, a la formación y a las enfermedades profesionales.

Al final de la publicación se recuerdan algunas recomendaciones que hace falta tener en cuenta, entre las que destacamos las siguientes:

  • Cuando los trabajadores/las de la pescadería sufran pinchazos o cortes causados por las espinas del pescado deberán tratarlos de forma inmediata, ya que pueden producir heridas dolorosas y difíciles de curar.
  • A la hora de manipular el pescado fresco y los bloques de pescado congelado, también deberá utilizar guantes de seguridad para evitar pinchazos en las manos debido a las espinas o bordos cortantes.
  • A la hora de acopiar las cajas y bandejas de pescado, el trabajador/la lo hará habida cuenta su correcta colocación de forma que el peso esté convenientemente repartido.
  • Los trabajadores/las, a la hora de acceder al interior de la cámara frigorífica deberán disponer de piezas de abrigo adecuadas como cubrecabezas, calzado y guantes aislantes y cualquier tipo de protección necesaria para realizar dichas labores con total seguridad.
  • Antes de usar una máquina o cualquier utensilio de corte es de vital importancia conocer su funcionamiento y sistemas de seguridad y protección.
  • Los trabajadores/las deben evitar realizar movimientos repetitivos y se los hacen deben introducir pausas frecuentes o alternancia de tareas.
  • Sobre la manipulación manual de cargas deberán efectuarlas con ayuda mecánica, auxiliar o bien pidiendo ayuda a un compañero.

Su autora es María García Díaz, técnica superior de Prevención de Riesgos Laborales y Enfermera especialista en Enfermería del Trabajo del ISSGA.