Analizamos los riesgos ergonómicos y psicosociales y la vigilancia de la salud en el sector hotelero


A Coruña, 8 de noviembre de 2019. En la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020 se ponen de manifiesto la necesidad de impulsar y consolidar la cultura preventiva en la sociedad, para lo cual es imprescindible la implicación y compromiso de todas y todos.

Asimismo, indica que la mejora de las condiciones de trabajo reduce el coste derivado de los accidentes laborales y de las enfermedades profesionales y, por tanto, debe servir de catalizador para el incremento de la productividad de las empresas, el crecimiento económico, la generación de empleo en nuestro país y para mejorar la calidad de vida de las personas trabajadoras.

En la misma sintonía, la Estrategia Gallega de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2020, en su Objetivo 5 establece “Promover la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, con especial atención a sectores, actividades empresariales, colectivos y empresas que presentan mayor riesgo”.

La hostelería , y más en concreto los establecimientos hotelero, son sectores clave en la economía, con cerca de 15.000 establecimientos hotelero en España y un aumento sostenido a lo largo de los últimos años. Sin embargo, las condiciones laborales en este sector no se corresponden con su pujanza, y casos como lo de las “kellys” adquirieron notable repercusión mediática y social. Este colectivo altamente feminizado, que no sufre riesgos graves de seguridad, en cambio experimenta altas demandas de carga física y mental, con notables repercusiones para la salud.

En esta jornada que tuvo lugar hoy en el centro ISSGA de A Coruña se presentaron dos nuevas guías para la gestión de los riesgos de este sector. Por una parte, la “Guía para la gestión y evaluación de los riesgos ergonómicos y psicosociales en el sector hotelero”, publicada por el INSST y presentada recientemente a nivel estatal, y por otra la “Guía de la vigilancia de la salud de los trabajadores de la hostelería”, esta elaborada por la Generalitat Valenciana.

También se expuso el punto de vista de la experiencia de las Islas Canarias, una de las autonomías con mayor actividad turística, con cerca de 16 millones de visitantes anuales, y en la que el sector supone casi el 30% del PIB.